Miami, FL, Estados Unidos
Cali, Valle del Cauca, Colombia

Claudia Sheinbaum gana la encuesta de Morena y será la candidata a la presidencia de México, se convertirá en la candidata que postulará el movimiento de Andrés Manuel López Obrador en los comicios de 2024

Con el 39% de las preferencias electorales, Claudia Sheinbaum ha ganado la encuesta interna de Morena y se convertirá en la candidata presidencial que postulará el movimiento de Andrés Manuel López Obrador en los comicios de 2024. Será la primera vez que una mujer enfila la carrera a la presidencia de México como clara favorita. La la exjefa de Gobierno capitalina, con una carrera política de más de 20 años junto al actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, tiene por delante casi un año para afianzar su propio proyecto.

Avanza con el viento a favor de la inercia arrolladora de Morena, que en apenas seis años ha logrado victoria tras victoria cada vez que había una cita con las urnas. El mayor reto de Sheinbaum será, de hecho, prolongar y consolidar el fenómeno López Obrador. Enfrente, la oposición ha aupado también a una mujer, Xóchitl Gálvez, que le ha devuelto los ánimos tras una larga travesía por el desierto tras la aplastante victoria hace cinco años de López Obrador.

El triunfo de la exmandataria capitalina se ha visto empañado por la reacción airada de Marcelo Ebrard, que horas antes de finalizar el recuento de apoyos denunció irregularidades graves en el sondeo efectuado por Morena y pidió su reposición. En el evento estelar de esta tarde donde, la dirigencia de Morena apareció flanqueada de todos los participantes de la interna, excepto de Ebrard. Un enorme letrero al fondo del escenario que decía “Unidos por la transformación” se vio deslucido. El excanciller ha obtenido 26% de las preferencias electorales en la encuesta del partido y en los levantamientos “espejo” hechos por cuatro firmas independientes, según se ha anunciado.

El tercer lugar fue para el exsecretario de Gobernación Adán Augusto López, con el 11% de las preferencias en promedio, seguido del diputado Gerardo Fernández Noroña (del PT), en un cerrado cuarto lugar, con 10,6%; el senador del Partido Verde Manuel Velasco se ha colocado en quinto, con 7%; mientras que en último sitio, con el 6%, quedó el senador Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado. Todos ellos, excepto Ebrard, estuvieron en el anuncio. Los vencidos tienen un lugar asegurado en el Gobierno de Sheinbaum, si esta gana en las elecciones de 2024, conforme el acuerdo suscrito entre todos los participantes para mantenerse unidos y jalar con quien ganara la encuesta. Ebrard ya ha dicho que no aceptará ningún premio de consolación.

Al final de la presentación de los resultados, todos dieron un discurso. Sheinbaum no mencionó directamente a Ebrard, pero le abrió las puertas por si quiere quedarse en el movimiento a su lado. “La unidad es fundamental. Las puertas siempre están abiertas y nunca se van a cerrar. Hoy ganó la democracia, decidió el pueblo de México”, ha dicho la exmandataria. En el salón del World Trade Center, entre funcionarios del partido y familiares de los contendientes, retumbaron los gritos de “¡Presidenta, presidenta!”. Sheinbaum decretó que el proceso electoral ha comenzado ya —aunque la Constitución marca que inicia en noviembre— y urgió a todos a unirse y comenzar a trabajar por el triunfo. “Necesitamos de todos y de todas. El día de mañana he pedido que nos reunamos, porque mañana inicia el proceso electoral a nivel nacional y no hay ningún minuto que perder”, ha indicado.

Sheinbaum ha insistido en que la voluntad popular la ha puesto en su nuevo sitio, de abanderada de Morena y sus aliados el Partido del Trabajo y el Partido Verde. “¡Vamos a ganar en 2024, vamos a ganar las diputaciones, las senadurías, las gubernaturas, y va a haber presidenta de la República y va a ser de la Cuarta transformación”, ha afirmado, en un mensaje velado a quien será su adversaria en las urnas por la oposición, la senadora Gálvez. Del salón se oyó una réplica a coro de sus bases: “¡Claudia a llegar a Palacio Nacional!”. La exmandataria capitalina recibió abrazos de los demás contendientes, que le alzaron los brazos en señal de victoria. Luego bajó del estrado y abrazó a su familia, que estuvo entre los invitados de honor. Afuera del edificio ya esperaba a la aspirante una multitud de seguidores lista para arroparla.

Tal como estaba previsto, Sheinbaum recibirá próximamente de manos de López Obrador el “bastón de mando” del movimiento izquierdista, e irá a las elecciones presidenciales del 2 de junio de 2024. Si las cosas siguen para entonces como hasta ahora, en México gobernará una mujer por primera vez en su historia.

Los mensajes de los vencidos

La dirigencia morenista ha defendido hasta el último minuto que el proceso interno fue limpio y en todo momento legítimo, con los duros cuestionamientos del excanciller Ebrard flotando en el aire. El presidente del Consejo Nacional de Morena, Alfonso Durazo, ha asegurado que, si bien hubo problemas, estos no fueron determinantes para poner en duda los resultados y mucho menos para repetir la encuesta, como pidió Ebrard. “El resultado de este ejercicio es definitivo. Ello no significa que no se hubiesen presentado eventualidades, pero ninguna de ellas tuvo el ánimo de manipular ni pudo incidir de manera definitiva en el resultado final”, ha dicho el dirigente.

El futuro político de Ebrard es ahora la gran incógnita, toda vez que el excanciller se ha desvinculado de la dirigencia del partido y ha asegurado que no aceptará premios de consolación ni puesto alguno en el partido. Quedan pendientes de anunciar sus siguientes pasos en la vida política. La oposición no ha dejado de hacerle guiños en los últimos meses y quizá Movimiento Ciudadano sea también un posible lugar de acogida para el exsecretario de Exteriores, tras lo que parece una ruptura anunciada con Morena. A manera de contención, el presidente del Consejo Nacional morenista, Alfonso Durazo, y 22 gobernadores han proclamado la democracia que, dijeron, ha prevalecido en todo el proceso interno.

Ebrard ha calificado al presidente nacional de Morena, Mario Delgado, de “cobarde”, mientras sus seguidores gritaban “¡fraude!” en el hotel donde estaban concentrados. En su conferencia ha contado que en 2011 se conformó con una encuesta interna parecida y dio por ganador a López Obrador —con el que entonces disputaba la candidatura presidencial— sin problema alguno porque, en esa ocasión, el proceso fue limpio. Gerardo Fernández Noroña, otro de los aspirantes que participó en la interna morenista, admitió en un mensaje este miércoles que hubo problemas e inconsistencias en el sondeo, pero aseguró que no representaban un número significativo como para cambiar el resultado final.

La espantada de Ebrard ha dado hilo a la oposición, que de inmediato ha salido a descalificar con gruesos adjetivos el proceso de Morena. “Tramposo, violento y fraudulento, un circo y una farsa”, ha dicho en un comunicado el líder del PRI, Alejandro Moreno. “Son incapaces e ineptos, no pueden llevar un proceso interno en paz. No tienen calidad moral para hablar en nombre del pueblo, cuando ni a sus propios militantes respetan”. Moreno se curaba así en salud, después de que él mismo retirara de la contienda del Frente Amplio a su propia candidata, Beatriz Paredes, y diera por ganadora a la senadora panista Xóchitl Gálvez antes de que se supiera el resultado de sus encuestas y elecciones primarias. El gesto le reportó numerosas críticas, también de los suyos.

Morena se adelantó a todos sus adversarios políticos y a la propia ley para iniciar el proceso interno que debería conducirle a la selección de su cabeza de cartel para sustituir al carismático presidente. Por esa razón, tuvieron que inventar una fórmula ambigua que no les penalizara, y decidieron que no se hablaría de candidatos, ni de propuestas, ni de elecciones, sino de quién sería responsable de conducir al partido y su proyecto de transformación del país en los meses que siguen. Está previsto que la proclamación oficial de la ganadora se celebre el domingo en un acto con la plana mayor del partido.

El camino hasta aquí no ha estado exento de críticas externas e internas. Sheinbaum tendrá que lidiar ahora con un partido herido y tratar de recomponer los pedazos para llevarlo a buen puerto en las elecciones de 2024, donde no solo aspiran a ganar la presidencial, sino a elevar los resultados que ahora les impiden en el legislativo emprender las reformas de mayor calado. La posible salida de Ebrard y el enfado de sus seguidores no ponen fácil esta tarea, pero el partido ya venía advertido en las últimas horas. El excanciller avisó: “No nos vamos a estar callados”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright @ 2022 - Radio Voz Mundial FM

Diseñado por WebMarketingNiso